lunes, 23 de mayo de 2016

La Ruptura del Linaje Materno y el Precio de Volverse Auténtica...


"Una de las experiencias más duras que puedes tener como hija en la relación con tu madre es darte cuenta de que ella está inconscientemente involucrada en tu insignificancia. Ante este sentimiento, es verdaderamente desgarrador ver que, más allá de su propia herida, la persona que te dio a luz siente, inconscientemente, tu empoderamiento como una pérdida propia. En el fondo no es una tragedia personal, sino de nuestra cultura patriarcal, que dice a las mujeres que somos “menos que”.

Todas deseamos ser auténticas, ser vistas tal como somos, ser aceptadas, y ser amadas por quien realmente somos. Es una necesidad humana. Lo cierto es que el proceso de convertirnos en nosotras mismas implica ser complicadas, fuertes, intensas, asertivas y complejas, cualidades que el patriarcado pinta como poco atractivas en una mujer.

Históricamente, nuestra cultura ha sido reacia a la idea de las mujeres como seres individuales.

El patriarcado identifica a las mujeres atractivas como seres complacientes, que buscan ser aprobadas, cuidan las emociones, evitan el conflicto y toleran el maltrato. En cierta medida, las madres transmiten esta imagen a sus hijas, y hacen que inconscientemente se construyan una falso yo, a menudo a través de la máscara de “la rebelde”, “la solitaria” o “la niña buena”. El mensaje principal es “Para ser amada no debes crecer”.Sin embargo, las nuevas generaciones de mujeres tenemos el deseo de ser auténticas. Se podría decir que, con cada nueva generación, el patriarcado se debilita y el deseo de ser auténticas se va fortaleciendo entre las mujeres, de hecho, está empezando a ser urgente.

El anhelo de ser auténtica y la añoranza de la madre

Se trata de un dilema para las hijas criadas en el patriarcado. El anhelo de ser tú misma y el anhelo de ser cuidada, se convierten en necesidades que compiten entre sí, parece que tengamos que elegir entre una de las dos. Esto sucede porque tu empoderamiento está limitado en la medida en que tu madre ha internalizado las creencias patriarcales y espera que tú las acates. La presión de tu madre para que no crezcas depende principalmente de dos factores: 1) el grado en que ella haya internalizado las creencias patriarcales limitantes de su propia madre y 2) el alcance de sus propias carencias por estar divorciada de su yo verdadero. Estas dos cosas mutilan la capacidad de la madre de iniciar a su hija a su propia vida.

El costo de convertirte en tu ser auténtico a menudo implica cierto grado de “ruptura” con el linaje materno. Cuando esto sucede, se rompen los hilos patriarcales del linaje materno, algo esencial para una vida adulta sana y poderosa. Por lo general se manifiesta en alguna forma de dolor o conflicto con la madre. Las rupturas del linaje materno pueden adoptar diversas formas: desde conflictos y desacuerdos hasta distanciamiento y desarraigo. Es un viaje personal y es distinto para cada mujer. Básicamente, la ruptura sirve para la transformación y la sanación. Forma parte del impulso evolutivo del despertar femenino para empoderarse con más consciencia. Es el nacimiento de la “madre no patriarcal” y el comienzo de la verdadera libertad e individualización.

Por una parte, en las relaciones madre/hija más sanas, la ruptura puede provocar un conflicto, pero en realidad sirve para fortalecer el vínculo y hacerlo más auténtico.

Por otra parte, en las relaciones madre/hija agresivas y menos sanas, la ruptura puede desencadenar heridas no sanadas en la madre, y provocar que esta arremeta contra su hija o la repudie. Y en muchos casos, desafortunadamente, la única opción de la hija será mantenerse a distancia indefinidamente para conservar su propio bienestar emocional. Así, en vez de ver que es el resultado de tu deseo de crecimiento, la madre puede sentir tu alejamiento/ruptura como una amenaza, un ataque personal y directo hacia ella, un rechazo a quien es ella. Ante esta situación, puede resultar desgarrador constatar que tu deseo de empoderamiento o de crecimiento personal puede hacer que tu madre, ciegamente, te vea como una enemiga.

En estas situaciones podemos ver el alto precio del patriarcado en la relaciones madre/hija.

“No puedo ser feliz si mi madre es infeliz” ¿Has sentido esto alguna vez?

Generalmente, eI ll always hold ysta creencia procede del dolor que te causa ver a tu madre sufrir por sus propias carencias y la compasión que te produce su lucha bajo el peso de las demandas del patriarcado. Sin embargo, cuando sacrificamos nuestra propia felicidad por la de nuestras madres, en realidad impedimos la sanación necesaria que produce llorar la herida en nuestro linaje materno. Esto solo provoca el estancamiento de ambas. Por mucho que lo intentemos, nosotras no podemos sanar a nuestras madres, y no podemos conseguir que nos vean tal como somos. El duelo es lo que trae la sanación. Tenemos que llorar por nosotras y por nuestro linaje materno. Este duelo trae consigo una gran liberación.

Con cada oleada de duelo re-integramos aquellas partes de nosotras a las que tuvimos que renunciar para ser aceptadas por nuestras familias.

Hay que romper los sistemas enfermos para poder encontrar un nuevo equilibrio, mucho más sano. Es una paradoja que sanemos nuestro linaje materno al alterar los patrones patriarcales, y no al mantenernos cómplices de los mismos para conservar una paz superficial. Hay que tener agallas y coraje para negarse a seguir acatando patrones patriarcales que tienen una gran fuerza generacional en nuestras familias.

Dejar que nuestras madres sean seres individuales nos libera (como hijas) para ser seres individuales.

Las creencias patriarcales promueven un nudo inconsciente entre madres e hijas, en el que solo una de ellas puede tener el poder. Es una dinámica de “una de las dos” basada en la escasez que deja a ambas sin poder alguno. Para las madres que han sido especialmente privadas de su poder, sus hijas pueden convertirse en “el alimento” de su identidad atrofiada y en el vertedero de sus problemas. Debemos permitir que nuestras madres recorran su propio camino y dejar de sacrificarnos por ellas.

Estamos siendo llamadas a transformarnos en auténticos seres individuales, mujeres liberadas de las creencias del patriarcado, y a reconocer nuestro valor sin avergonzarnos. Aunque parezca una paradoja, nuestra propia individualidades lo que contribuye a una sociedad sana, completa y unida.

Tradicionalmente, a las mujeres se nos ha enseñado que es noble cargar con el dolor de los demás; que el cuidado emocional es nuestro deber y que deberíamos sentirnos culpables si nos desviamos de esta función. En este contexto, la culpa no tiene que ver con la consciencia sino con el control. Este sentimiento de culpa nos mantiene atadas a nuestras madres, nos debilita y hace que ignoremos nuestro poder. Tenemos que darnos cuenta de que no hay ningún motivo real para sentirnos culpables. El rol de cuidadora emocional nunca ha sido un rol genuinamente nuestro, simplemente forma parte de nuestro legado de opresión. Si lo miramos así, dejaremos de consentir que la culpa nos controle.

Abstenernos del cuidado emocional y dejar que la gente aprenda sus propias lecciones es una forma de respetarnos a nosotras mismas y de respetar a los demás.

Nuestro “sobre-funcionamiento” contribuye al desequilibrio de nuestra sociedad y desempodera activamente a los demás impidiendo su propia transformación. Debemos dejar de cargar con los pesos de los demás. Y esto se hace viendo lo inútil que es. Y tenemos que oponernos a ser las guardianas y los vertederos emocionales de aquellos que se niegan a hacer el trabajo necesario para su propia transformación.

Contrariamente a lo que nos han enseñado, no tenemos que sanar a toda nuestra familia. Sólo tenemos que sanarnos a nosotras mismas.

En vez de sentirte culpable por no ser capaz de sanar a tu madre ni a los otros miembros de tu familia, date el permiso de ser inocente. Si lo haces, recuperas tu construcción personal y el poder que te quitó la herida materna. Y en consecuencia, devuelves a tus familiares el poder de seguir su propio camino. Se trata de un gran cambio energético que se da al apropiarnos de nuestro valor y se ha demostrado que podemos conservar nuestro poder a pesar de los llamamientos a entregarlo a los demás.

El precio de transformarnos en auténticas nunca es tan alto como el precio de permanecer en un “yo” falso.

Es posible que nuestras madres (y nuestras familias) nos den la espalda cuando nos convirtamos en más auténticas. Podemos sentir hostilidad, rechazo, rabia, y una denigración total. Puede ser que todo el sistema familiar sienta el terremoto. Y puede resultar asombrosa la rapidez con la que nos pueden rechazar o abandonar cuando dejamos de sobre-funcionar y expresamos nuestro auténtico ser.

En su artículo “Mindfulness and the Mother Wound”, Phillip Moffitt describe las cuatro funciones de una madre: Nutrir, Proteger, Empoderar e Iniciar. Según Moffit, el rol de la madre como iniciadora “es el aspecto más desinteresado de los cuatro, porque alienta una separación que la dejará sola”. Es una función muy profunda, también para aquellas madres que hayan sido apoyadas y honradas, y casi imposible de desempeñar para las madres que han sufrido un gran dolor y que no han llegado a sanar suficientemente sus propias heridas.

El patriarcado limita severamente la capacidad de la madre de iniciar a su hija en su propia construcción personal, porque en el patriarcado, la mujer ha sido privada de su propia construcción. El patriarcado conduce al autosabotaje de la hija, a la misoginia del hijo, y a la falta de respeto del lugar del que procedemos, la misma tierra.

Es precisamente esta función de la madre como la “proveedora de la iniciación” lo que lanza a la hija a vivir su propia vida, pero este rol es solo posible en la medida que la madre haya experimentado o vivido su propia iniciación. Pero los procesos sanos de separación entre madres e hijas están muy boicoteados en la cultura patriarcal.

El problema es que muchas mujeres se pasan la vida entera esperando que su madre las empuje a vivir sus propias vidas, cuando sus madres son simplemente incapaces de hacerlo.

Es muy habitual ver cómo se pospone el duelo de la herida materna en mujeres que constantemente regresan al pozo negro de sus madres, buscando un permiso y un amor que ellas simplemente no tienen la capacidad de dar. En vez de completar este duelo, muchas mujeres tienden a culparse, y esto las bloquea. Tenemos que lamentar que nuestras madres no puedan ofrecernos una iniciación que ellas nunca recibieron y embarcarnos conscientemente en nuestra propia iniciación.

La ruptura es en realidad una señal del impulso evolutivo de separar los hilos patriarcales de nuestro linaje materno, de romper la atadura inconsciente a nuestras madres que ha potenciado el patriarcado y ser iniciadas en nuestras propias vidas.

Mi trabajo de ayuda a las mujeres a sanar su herida materna consiste en acompañarlas a salir de este ciclo de auto-culpabilidad y a hacer el duelo necesario para que puedan reivindicar su poder y potencial. Una parte de este proceso es aceptar este profundo dolor existencial, para poder iniciarnos en la libertad y la creatividad de nuestras propias vidas. Y al final, este dolor da paso a una compasión genuina y a la gratitud hacia nuestras madres y a las madres de nuestras madres.

Es importante ver que, al rechazar las creencias patriarcales que dicen que para ser aceptadas deberíamos permanecer pequeñas, no estamos rechazando a nuestras madres. Lo que en realidad estamos haciendo es reivindicar nuestra fuerza vital, libres de patrones impersonales y limitantes que han mantenido a las mujeres secuestradas durante siglos.

Crear un espacio seguro para el anhelo de la madre

Aunque seamos mujeres adultas, añoramos a nuestra madre. Puede ser desgarrador sentir este anhelo y saber que nuestra propia madre no puede satisfacerlo, aunque hizo lo que pudo. Es importante enfrentarse a este hecho y llorarlo. Tu anhelo es sagrado y debe ser honrado. Dejar un espacio para el duelo es una parte importante de ser una buena madre para ti misma. Si no hacemos un duelo sincero de nuestra necesidad insatisfecha de cuidado maternal, inconscientemente interferirá en nuestras relaciones, causando dolor y conflicto.

El proceso de sanar la herida de la madre implica hallar tu propia iniciación al poder y propósito de tu vida.

No se trata de un trabajo de superación personal cualquiera. Sanar la herida de la madre es esencial y fundamental; es un trabajo en profundidad que te transforma interiormente y te libera, como mujer, de cadenas centenarias heredadas de tu linaje materno. Tenemos que desintoxicarnos de los hilos patriarcales en nuestro linaje materno para avanzar en nuestro empoderamiento.

Sobre el rol de “la madre como iniciadora”, Moffit dice: “Este poder iniciático se asocia al de la chamana, la diosa, la maga y la mujer medicinal.” A medida que cada vez más mujeres sanamos nuestra herida materna y damos un paso firme y consciente hacia nuestro poder, encontramos por fin la iniciación que estábamos buscando. Así nos volvemos capaces de iniciar, no sólo a nuestras hijas, sino, también a nuestra cultura, como un todo que está experimentando una gran transformación. Estamos siendo llamadas a encontrar en lo más profundo de nosotras aquello que no se nos dio. Al reclamar nuestra propia iniciación mediante la sanación de la herida materna, juntas, al unísono, encarnamos cada vez más a la diosa que está dando a luz a un nuevo mundo."

Texto de Bethany Webster

Traducción de Carlota Franco.

Texto original: “The Rupture of the Mother Line and the Cost of Becoming Real”

sábado, 14 de mayo de 2016

La importancia de la madre según Bert Hellinger




Frases de Berth Hellinger sobre la importancia de la madre

"No hay nada que sobrepase a la madre. La conexión con ella es la base de todo éxito en la vida"

"¿Qué es lo que significa la madre? Convirtiéndose en madre, una se hace “más”, más vida, mas servicio a la vida, mas amor a la vida. Ese es el movimiento que hace feliz. Si lo comparamos con el otro movimiento, movimiento hacia el menos, menos trabajo, menos servicio, menos amor, menos compromiso. Ese es el camino a la inversa. ¿Y cómo volvemos a retomar ese camino hacia el más? En sintonía con nuestra madre"

“Con el simple hecho de dar a luz una madre ha hecho todo, aquello que da de más es un regalo”.


“El movimiento sanador comienza con la unión con nuestra madre. Por esa razón aquello que se percibía como disyuntivo, aquello que nos separaba de nuestra madre, vuelve a unirse.”


"La felicidad empieza muy temprano, empieza con la madre y se sigue manteniendo en la relación con ella. El camino de la felicidad se interrumpe cuando perdemos el contacto con la madre, por supuesto también con el padre pero eso está en segundo lugar. Se puede observar, por ejemplo; yo lo hago a veces cuando miro la televisión, miramos a los actores o a los que están hablando, y entonces mi mujer pregunta: "¿Cuál es la relación de éste con su madre?" Se puede ver enseguida, el que está en conexión con su madre brilla, tiene una expresión de alegría y es amado por otros, eso se nota fácilmente; o cuando uno viene y dice que no está feliz, entonces yo pregunto por su madre, por su relación con su madre. Yo tengo en mi corazón a la madre de esta persona ya presente con respeto y como yo respeto a su madre puedo llevarlo hacia su madre y de pronto comienza, también, a radiar, a brillar. Éste es un camino a la felicidad."



Trabajo Personal para re-conectar con la Madre (adaptada de Bert Hellinger):

1- Cada uno de nosotros podemos mirarnos hacia adentro y preguntarnos: ¿qué es lo que me separó de mi madre?

2- Meditación

Cerramos los ojos. Respiramos consciente y profundamente. Nos vamos relajando con cada inspiración y exhalación. Vamos regresando a nuestra infancia, y nos conectamos con situaciones donde hemos querido acercarnos a nuestra madre y ella no estuvo accesible para nosotros… sentimos ese dolor… intenso dolor… lo percibimos en nuestro cuerpo allí donde se manifieste… sentir la emoción que nos surja, puede ser desesperación, enojo, rabia… y hacer consciente que luego de esa vivencia dijimos “nunca más me acerco…” Sentimos esa estrechez y sus consecuencias…

Ahora regresemos a ese tiempo anterior a este trauma, hacia esas experiencias felices que teníamos con nuestra madre… imaginamos cómo ella nos tomó cuando nacimos, nos alimentó con su pecho, la miramos a los ojos y vemos su entrega y su amor… ella estaba allí siempre, respondiendo a nuestras necesidades, durante muchos años de nuestra infancia… nos conectamos con esos momentos felices con nuestra madre…

Ahora, todas las imágenes negativas las colocamos frente a nosotros y a cierta distancia, como si miráramos una película… vamos mirando todo hasta que se termina… luego rebobinamos la película un poco más rápido esta vez… luego la volvemos hacia atrás… vamos hacia adelante y hacia atrás de esta película varias veces… Hasta que la dejamos ahí…

Luego regresamos a nuestras experiencias felices con nuestra madre y la vemos sintiendo esos sentimientos de felicidad y gozo de esos momentos…sentimos como nuestro corazón se expande… nuestro rostro brilla… y se ilumina… vemos a nuestra madre que nos está esperando con los brazos abiertos… la miramos a los ojos… y de a un paso, lento, nos vamos acercando a ella… muy lento... y sintiendo los sentimientos con cada paso pequeño que hacemos hacia ella… luego llegamos a mamá y ella nos abraza envolviéndonos con un profundo amor… Al fin llegamos! Nos re-conectamos con nuestra madre, la fuente desde donde la Vida nos ha llegado. Ahora sí estamos abiertos para más: más paz, más calma, más amor, más éxitos, más trabajo al servicio de la Vida, más felicidad auténtica.

En el movimiento hacia nuestra madre también podemos incluir luego, a todas las madres anteriores, es decir, abuela, bisabuela, etc. hasta llegar a la madre original. ¿Y quién es esa madre? Nuestra madre tierra. Sintiendo así; respeto, amor y devoción a la naturaleza. 



Leer aquí entrevista a Bert Hellinger: http://www.mundonuevo.cl/noticia/11/bert-hellinger-un-camino-hacia-la-felicidad


domingo, 8 de mayo de 2016

2016: GRUPO DE TERAPIA PSICO- CORPORAL




Comienzo: Viernes 3 de junio de 2016

Se trata de un espacio de crecimiento personal en grupo.

El objetivo es tomar concienciasentir, expresar las emociones, aprender de ellas para que cada persona pueda re-descubrir y develar todo su potencial apoyándose en un trabajo corporal que abarca los diferentes aspectos -energético, corporal, emocional, afectivo, mental y espiritual- del ser humano.

Somos una unidad psicosomática. Nuestro cuerpo se ha conformado a partir de nuestras vivencias más tempranas. Esto da lugar a una forma de expresión del cuerpo que tiene que ver con una determinada forma, así como a un carácter.

Partimos de la base de que trabajando sobre esa estructura creamos nuevas vías para despertar y transformar la energía que hay en nuestro cuerpo.

El trabajo grupal ayuda a tomar consciencia de nuestras emociones y a activarlas o neutralizarlas para nuestro bienestar. Brinda la posibilidad de trabajar los aspectos relacionales, identificaciones, expectativas, sistema de creencias, patrones defensivos, etc., de una manera muy eficaz.

Este grupo funciona desde el viernes 3 de junio hasta el 16 de diciembre de 2016.

Está abierto a posibles incorporaciones a lo largo del año

Se trabaja en grupos pequeños, de mínimo tres y máximo siete personas con la frecuencia de dos sesiones por mes.

Día y horario: Los viernes de la primera y tercera semana del mes, de 19:30h a 21:30h (2 horas y media cada vez)

Costo: $2200 pesos uruguayos al mes

En Taller La Diosa, un espacio terapéutico dedicado a promover la capacidad de la persona para generar salud, integración y crecimiento en sí misma y en su entorno. Taller La Diosa integra literatura, mitos, arquetipos, terapias corporales y transpersonales, astrología y tarot desde una perspectiva espiritual/feminista. Ansiamos recuperar los valores positivos, nutricios y pacíficos de los tiempos pre-patriarcales. Luis Alberto de Herrera 1713 esq. Ramón Anador Montevideo, Uruguay.

Las sesiones se inician con una propuesta de movimiento y ejercicios que tienen su origen y fundamento en las técnicas de Río Abierto además de conciencia y dinámicas propias del trabajo de movimiento corporal.

La persona, tras la movilización corporal, expresa lo que ha vivido y/o cualquier tema que necesite trabajar y compartir.

Las dinámicas corporales pueden estar enfocadas en respiración, movimiento, danza, masaje,  teatro, creatividad, personajes, expresión, voz, música, silencio, meditación, contacto, autoconocimiento.

Los ejercicios buscan la energetización del cuerpo-mente. Pueden ser individuales o en parejas.

Dirigido a mujeres que desean ponerse en contacto con ellas mismas para sentirse vitales desde de un marco corporal y en un contexto grupal.

El clima de confianzacontención, cuidado y seguridad que genera una mejora en la relación con una misma y con las demás.

Los procesos de psicoterapia individual y grupal no son incompatibles. Más bien al contrario, la combinación de ambos puede ser una manera muy eficaz de realizar un proceso de terapia psico-psicocorporal.

El grupo es un referente con un gran poder de apoyo y transformación.
Brinda la posibilidad de explorar su estilo de relación con los demás y aprender habilidades sociales más efectivas.

El hecho de compartir el proceso terapéutico con otras personas se reduce el sentimiento de soledad y se refuerza el vínculo con el grupo y por tanto el sentimiento de pertenencia.

Por otro lado, el grupo es una alternativa económica a aquellas personas que tienen dificultad para sostener un proceso individual de periodicidad semanal.

El único requisito para integrar el grupo es tener una entrevista previa y comprometerse por lo menos durante tres meses.

Coordina: Patricia Turnes, terapeuta psico-corporal con experiencia en procesos de transformación personal y en terapia individual y grupal.

Contacto: Si te interesa participar de este grupo o necesitas más información podés ponerte en contacto conmigo vía email o por teléfono. Estaré encantada de poder atenderte.

patricia.turnes@gmail.com | Celular 098835138| 25224876



"No tenés que ser buena persona.
No tenés que caminar de rodillas
cientos de kilómetros por el desierto, arrepintiéndote.
Solamente tenés que permitir que el animal suave de tu cuerpo
ame lo que ama."

Fragmento del poema"Los gansos salvajes" de Mary Oliver


“Un cuerpo dice la verdad. No siempre, ni a la primera, pero siempre es el cuerpo el que la dice.”

J.M. Coetzee

domingo, 20 de marzo de 2016

CONSEJOS PARA LEERSE EL TAROT UNO MISM@ - Por Alejandro Jodorowsky

Durante mis numerosos años de estudio y práctica del Tarot, lo más difícil que he encontrado es leerme el Tarot a mí mismo. Creo que a todos los tarólogos les sucede igual: es casi imposible verse en forma objetiva, tenemos una marcada tendencia a engañarnos a nosotros mismos. Si la respuesta de los Arcanos no nos conviene, nos damos excusas tales como: “Mezclé las cartas en forma distraída” , “Hoy no estoy bien concentrad@”, “¡Este Tarot se está burlando de mí!”.
Te daré un método para que apliques algo que ya sabes: el Tarot es un espejo que te otorga las respuestas que ya llevas en tu inconsciente. Si no te conoces bien, es porque no te atreves a hacerte las preguntas que despertarían a las respuestas que te ocultas…
Si quieres solucionar lo que estás padeciendo, te daré una forma de utilizar los 22 Arcanos Mayores que te ayudará a enfrentar las preguntas que quizás dudas en hacerte. Trata, cuando recibas estas preguntas, de concentrarte y responderlas con la mayor sinceridad, profundidad y valentía posibles… Mezcla los Arcanos durante cinco minutos y luego deja reposar el paquete. Toma un Arcano cada día, -la experiencia durará 22 días- y responde a las preguntas que te hace.
EL LOCO.- ¿Cuál es tu meta en la vida? ¿De qué o quién quieres liberarte? ¿Qué es lo que verdaderamente quieres ser o hacer? ¿Qué te prohibes?
EL MAGO.– ¿Cuales son mis valores y opciones? ¿Qué es lo que debo elegir y qué es lo que debo eliminar? ¿Qué estoy comenzando? ¿A quién o quienes estoy engañando?
LA PAPISA.- ¿Qué acumulo? ¿Qué oculto? ¿Qué guardo en mí, puro e intacto? ¿Qué relación tengo con mi madre? ¿A quién o qué critico sin cesar?
LA EMPERATRIZ.- ¿Qué estoy creando? ¿Qué se está desarrollando en mí? ¿Quiénes me aman, a quiénes amo? ¿Cuáles son las experiencias que me permito hacer? ¿Me atreveré?
EL EMPERADOR.- ¿Estoy satisfecho con mi trabajo? ¿Cuido bien mi salud? ¿Vivo en un territorio que me agrada? ¿Qué estoy construyendo, a quién le estoy dando trabajo? ¿Soy útil para los otros? ¿Qué relación tengo con mi padre? ¿Hay algo que me interese más que el dinero?
EL PAPA.- ¿Es justo lo que desde niño me han enseñado o hecho creer? ¿Aparte de triunfar materialmente, tengo un ideal espiritual? ¿Si existiera un Dios, cómo sería? ¿Puedo enseñarle algo a los otros? ¿Puedo sanar o consolar a alguien?
EL ENAMORADO.- ¿Cómo van mis relaciones emocionales? ¿Tengo una verdadera pareja? ¿Quién es la persona que más amo? ¿Soy feliz? ¿Las personas que frecuento me alegran la vida? ¿En qué me siento insatisfech@? ¿Me gusta lo que estoy haciendo?
EL CARRO.- ¿De dónde vengo, donde estoy, adónde voy? ¿Estoy logrando realizar lo que me había propuesto? ¿Estoy triunfando o estoy fracasando? ¿Cuál es la sabiduría o doctrina que me guía? ¿Creo verdaderamente en lo que digo que creo? ¿En qué me admiro, en qué desprecio? ¿Cuáles son mis aliados?
LA JUSTICIA.- ¿Qué debo cortar de mi vida? ¿Qué ideas debo eliminar? ¿De quién o quiénes me debo separar? ¿Qué debo equilibrar, armonizar? ¿Me estoy dando lo que merezco? ¿A quién debo castigar? ¿De qué me siento culpable?
EL ERMITAÑO.- ¿En qué o quién creo? ¿Qué es lo que más sé? ¿De qué o quien me estoy alejando? ¿Qué es lo que deseo enseñar? ¿¿Estoy en crisis con quién o con qué? ¿Qué debo sacrificar o abandonar? ¿Hacia dónde voy, diciéndome que no sé hacia donde voy? ¿Por qué he provocado mi soledad?
LA RUEDA DE FORTUNA.– ¿Qué ciclo de mi vida ha terminado? ¿Qué debe cambiar? ¿Qué o quién me puede ayudar? ¿Cuáles son mis oportunidades? ¿Qué es lo que no ceso de repetir? ¿Me dejo abatir por el fracaso o lo tomo como un cambio de camino? ¿Qué es lo que me ata enfermizamente al pasado?
LA FUERZA.- ¿Qué clase de fuerza es la que tengo: fuerza intelectual, fuerza emocional, fuerza sexual-creativa, fuerza material? ¿Me propongo con mis ideas cambiar el mundo? ¿Me siento ignorante o tant@? ¿Me propongo dar mi amor? ¿Me siento egoísta? ¿Me propongo realizar mis deseos? ¿Me siento impotente o frígida? ¿Me propongo realizarme? ¿Me siento cobarde? ¿Qué es lo que debo domar?
EL COLGADO.– ¿Qué debo sacrificar? ¿De quién o qué debo alejarme? ¿Qué es lo que debo darme a mí mism@? ¿Qué es lo que debo estudiar? ¿A qué o quien le tengo rencor? ¿De qué o quien estoy siendo víctima? ¿Qué es lo que estoy ocultando? ¿Qué es lo que debo cesar de hacer o de soportar?
LA MUERTE.- ¿Qué debe morir en mí? ¿Qué debo soltar? ¿Qué es lo que se está transformando en mí? ¿Cuál es la razón de mi profunda rabia? ¿Si no se me pudiera castigar, a quién mataría o haría desaparecer? ¿Qué revolución deseo hacer?
TEMPERANCIA.- ¿Quién me puede proteger? ¿A quién protejo yo? ¿Qué relación debo establecer conmigo mism@? ¿A quién debo sanar? ¿Cuáles es mi principal herida emocional? ¿Quién o qué me hizo perder la fe? ¿Creo en la bondad y la practico?
EL DIABLO.– ¿Cual es la pasión que me tiene amarrado? ¿Qué deseo sexual reprimo en mí? ¿A quién me he vendido? ¿Que tentación me obsesiona? ¿Cuál es mi capacidad creativa? ¿Qué valores que considero negativos en mí, debo en verdad utilizar para lograr lo que quiero? ¿De qué prejuicios inculcados por una religión debo liberarme?
LA TORRE.- ¿De qué o quién, después de estallar un conflicto, me separo? ¿Que es lo que se está derrumbando en mi vida? ¿De qué encierro fui capaz de escapar? ¿Cuáles son las energías que se están liberando en mí?
LA ESTRELLA.- ¿He encontrado mi lugar ideal, el territorio sonde me realizo? ¿Hacia quien o hacia donde debo dirigir mi energía? ¿Amo a mi planeta y lucho por salvarlo de la industria nociva? ¿Soy capaz de aceptar el éxito? ¿Nunca termino lo que comienzo o si lo termino hago todo para destruirlo?
LA LUNA.- ¿Cual es mi capacidad para receptiva? ¿Soy capaz de admirar los valores de los otros? ¿Tengo la modestia de aceptar mi gran valor espiritual? ¿Cuál es mi ideal imposible? ¿Le tengo miedo a la locura? ¿Soy capaz aún de gestar algo? ¿Reconozco a alguien como superior a mí? ¿Soy una madre no posesiva ni invasora?
EL SOL.- ¿Qué me da la energía, la alegría, el éxito? ¿Comparto todo lo que soy y lo que tengo? ¿Puedo aceptar el éxito sin destruirme? ¿Estoy construyendo algo nuevo e importante? ¿Soy capaz de dejar atrás el pasado y comenzar una nueva vida? ¿Confío en el otro o la otra? ¿Soy un padre presente, generoso y cariñoso para mis hijos?
EL JUICIO.- ¿Qué está renaciendo en mí? ¿Cuáles son los deseos irresistibles que me dominan? ¿Me siento capaz de crear una familia feliz? ¿Con quien estoy colaborando para hacer algo que nos lleve a una realización superior? ¿Acepto en convertirme en humilde canal de los deseos del cosmos?
EL MUNDO.- ¿Cuál es el resultado de todo lo que he hecho y que cambios produce en mí? ¿Me siento relizad@? ¿Me siento encerrad@ en un mundo obsoleto? ¿Acepto la simple felicidad de estar viv@? ¿Me junto con personas que me alegran la vida o con personas que me conducen a la destrucción?.





TAROT Y ARTES MARCIALES

"...la enfermedad, en sí misma, ya es una resistencia. Una resistencia al mensaje del inconsciente. Se está produciendo una prohibición y, en la medida en que te resistes a ella, creas una enfermedad.
Cuando leo el tarot lucho como si estuviera en un combate de artes marciales. Una pelea de karate con el consultante, que se resiste a ser ayudado. El tarot es un arte marcial que trata de darte vida, pero el consultante combate y se resiste.
Luchas con las defensas que pertenecen a cada nivel de conciencia. Pasar de un nivel de conciencia a otro es una batalla. La gente se defiende de ser curada porque ha sido marcada por una preparación genética, sociocultural y familiar que le otorga una identidad. La gente enferma está pidiendo algo, quiere que la amen. Para poder ayudarla tienes que luchar para que acepte que nunca va a obtener lo que no le dieron en la infancia."

Alejandro Jodorowsky



jueves, 3 de marzo de 2016

REINA DE COPAS en el TAROT

Del libro "El Corazón del Tarot" de Sandra Thomson, Robert E. Maeller y Signe E. Echols



Parece tranquila y silenciosa, pero ha llegado a su posición gracias a la atención, la disciplina y el esfuerzo. La reina ha experimentado todas las fases de la emoción y emerge triunfante en el manejo de las situaciones de la vida. Lo apreciamos por su forma de mirar la copa, que nos guiará en la búsqueda del significado de los acontecimientos, sabiendo que llegaremos a una conclusión creativa. Su tema es la imaginación y la comprensión creativa.  Nos encontramos ante una consejera apasionada pero sabia, tanto en relación con ella misma como con los demás. A medida que controlamos nuestras propias emociones crece nuestra capacidad para elegir expresarlas, o no, según la conveniencia de la situación.
La reina de Rider-Waite observa fijamente (esperamos que sea ese el significado de la expresión de su rostro) un cáliz elaborado y ornamentado. Ella es consciente de la potencial fuerza representada por el tamaño y lo intrincado del diseño de la copa, decorada en su parte superior por la cruz, símbolo tanto del amor como del sacrificio que la mujer ha hecho para alcanzar su elevada posición. La tierra o la arena sobre la que se asienta su trono nos informa que la soberana aún se encuentra en contacto con el mundo material, aunque su traje se arremolina con el agua que la rodea. Claramente, la reina conoce sus sentimientos y conseguirá expresar su sabiduría (diadema colocada sobre el chakra de la corona), tal y como evidencia el broche rojo de su traje, situado sobre el chakra de la garganta.




La elegante reina de Robin Wood aparece majestuosamente sentada sobre un enorme trono de conchas que le vincula a Venus/Afrodita, diosa del amor. Con la misma intensidad que la reina de Rider-Waite, la expresión de su rostro es más serena, aunque firme, mientras observa un cáliz cubierto por un lienzo, pero que aún así reluce. A la vista de esta reina, comprendemos el título que Wood ha puesto a la carta: "Madre amantísima."

Su traje verde de seda está ribeteada en púrpura, símbolo de su rango real, y decorado con diseños que proclaman que la mujer es la líder del elemento propio del palo (el agua), y que, a su vez, se enriquece con él. También sugiere que, a pesar de la serenidad de su rostro, en su interior rebosa de pasión. La mano de la reina cubre su chakra del corazón, como si en todo momento fuera consciente de su presencia. Wood nos explica que su inusual corona con olas que acaban en una perla nos transmite el mensaje de que el agua (que representa la intuición de la soberana, así como su inconsciente) puede dejar al descubierto las perlas de sabiduría que ella encierra en su interior. En el ámbito de la psicología junguiana, la perla suele representar al Ser o alma.

Los pájaros de los cielos y las criaturas del mar (las nutrias, que aparecen cerca de las piernas cruzadas de la reina) se le acercan. Cirlot afirma que las "figuras de pez" que apuntan en la misma dirección pueden simbolizar un estado de equilibrio que toda la carta se encarga de transmitir. Al mismo tiempo, las nutrias son animales juguetones, lo que apunta a que la reina, a pesar de su seriedad, goza de cierto grado de humor. A lo lejos, una ballena se sumerge. Estos animales mamíferos viven bajo el agua, pero necesitan aire para sobrevivir; por eso, representan el contacto periódico con el inconsciente y la intuición, que se hallan "en lo más profundo". La ballena es también un símbolo arquetípico de la Gran Diosa/ Gran Madre. 

Sacar la Reina de Copas para la Situación, puede sugerir que:

a) Contamos con la capacidad de comprender los sentimientos de otras personas involucradas en nuestra situación/ problema, y podemos transmitir esa comprensión de una forma tan compasiva y sabia que los demás nos escucharán y harán uso de nuestra información.

b) Podemos ayudar a otras personas a tomar conciencia del papel que desempeñan los sentimientos en la circunstancia actual. 

c) Volvamos a analizar nuestra posición en la situación y controlemos nuestras reacciones emocionales.

Sacar esta carta como el Desafío, puede indicarnos que:

a) Intentemos expresarnos artísticamente

b) Busquemos formas de permitir que el amor divino entre en nuestra vida.

c) Ciertamente nos encontramos en condiciones de creer más en nuestros propios sentimientos, y confiar más en ellos.


Reina de Copas - Del libro "Aprenda a consultar el tarot" de Hajo Banzhaf

Correspondencia astrológica

Luna en Piscis como expresión de tacto y delicadeza, predisposición a ayudar en interceder.

Imagen mitológica

Las profetisas Casandra, Pitia y Sibila, o la oscura Señora del Mar en los mitos medievales.

Significado general

La Reina de Copas encarna el lado femenino del elemento Agua, simbolizando delicadeza y tacto, intuición y comprensión, intercesión y abnegación. Es expresión de poderes auxiliadores y curativos, así como de introspección. Como tal, es la soberana de nuestros poderes espirituales inconscientes, nuestra hada buena y nuestra maga, la intérprete clarividente de nuestros sueños y la vidente que penetra las tinieblas. Se la describe como la Oscura, la Misteriosa, porque las fuentes de su sabiduría fluyen ocultamente y se hurtan a la aprehensión de la razón científica.

En el terreno profesional, esta carta significa que nos encontramos en una fase tranquila y expectante en la que escuchamos atentamente nuestro interior para ver con claridad nuestros deseos y planes profesionales. O bien expresa que hacemos de nuestro carácter intercesor nuestra profesión; esto puede aludir a todo lo que denominamos medios: cine, televisión, radio, libros, prensa, el esoterismo y el ocultismo, o el mundo de las artes (en especial la música).

En el ámbito de nuestra conciencia, la Reina de Copas indica que nos abrimos a las imágenes del inconsciente, que seguimos nuestros deseos y anhelos, pero también nuestras pesadillas y miedos. Puede ser fuente de constante inspiración que beneficia sobre todo a nuestra creación artística. A un nivel profundo, esta carta puede ser un indicio de que nos acercamos al camino de la integración de nuestro lado oscuro, como lo describe C.G. Jung en su libro Traumsymbole des Individuationsprozesses

En el terreno de nuestras relaciones personales, esta carta simboliza una época misteriosa de delicada y amorosa cercanía, de acomodaticia capacidad de entrega y de entrelazamiento mutuo. Paralelamente puede expresar la profundidad de nuestros anhelos y una fuerte necesidad de contacto. 



 Ophelia by John Everett Millais



Cita literaria

Fragmento de "La señora Dalloway" de Virginia Woolf


«¡Amor y religión!, pensó Clarissa, mientras volvía al salón, sintiendo un hormigueo por todo el cuerpo. ¡Qué cosas tan odiosas, tan terriblemente odiosas! Porque ahora que ya no tenía delante el cuerpo de la señorita Kilman, su idea de ella la abrumaba. El amor y la religión eran las cosas más crueles del mundo, pensó, cuando se las ve torpes, acaloradas, dominantes, hipócritas, indiscretas, celosas, infinitamente crueles y sin escrúpulos, recubiertas por un impermeable, en el descansillo. ¿Había tratado ella alguna vez de convertir a alguien? ¿Acaso no quería que todos fueran, sencillamente, ellos mismos? Y vio por la ventana cómo la anciana señora de enfrente subía las escaleras. Que suba las escaleras si es eso lo que quiere hacer; que se detenga; y luego que llegue a su dormitorio, como Clarissa se lo había visto hacer muchas veces, corra las cortinas y desaparezca de nuevo por el fondo. Por alguna razón, aquella sucesión de actos le inspiraba respeto: la anciana mirando por la ventana, sin saber en absoluto que alguien la contemplaba. Había algo solemne en ello, pero el amor y al religión destruirían aquella intimidad del alma, fuera lo que fuese. La odiosa Kilman lo destruiría. Y, sin embargo, al verlo sentía deseos de llorar.

El amor también destruía. Todo lo que era delicado, todo lo que era auténtico desaparecía.»








Portrait of Violette Heymann - Odilon Redon

miércoles, 2 de marzo de 2016

CURSO DE TAROT TERAPÉUTICO Teórico-Vivencial / Próximo comienzo: MARZO 2016

 Descripción: Un espacio para aprender tarot a través de mitos, arte, historia, astrología, cábala, numerología y psicología arquetípica.

Objetivo: Hacer del aprendizaje una experiencia transformadora.

Dirigido a: Terapeutas, psicólogos, artistas, profesionales y/o a cualquier persona con o sin conocimientos.

Metodología: El método es adivinatorio-terapéutico. Adivinatorio porque se aprende a anticipar los acontecimientos futuros así como a integrar pasado y presente en la lectura. Terapéutico porque el fin del Tarot es orientar al consultante en la búsqueda de su camino, curar sus heridas, brindar apoyo psicológico y espiritual, ir a las raíces de los problemas para salir adelante con una perspectiva renovada y positiva.

El aprendizaje es sanador para el propio alumno, funciona como un viaje al inconciente, una escalera hacia el crecimiento espiritual. El alumno va haciendo un proceso interno en relación a las cartas que tiene como resultado el desarrollo de la intuición. La modalidad es tanto teórica como vivencial, utilizamos ejercicios prácticos, técnicas de imaginación activa, prestando atención a las sincronicidades que van surgiendo a lo largo del curso para una comprensión más profunda de los arquetipos.

La dinámica de trabajo ofrece al aprendiz una visión más objetiva de sus propias creencias, miedos y patrones de comportamiento para evitar proyecciones nocivas en las consultas. Este taller de tarot enriquecerá al estudiante propiciando cambios internos y externos, lo ayudará a integrar sus polaridades. La mejor vinculación entre conciente e inconciente y entre los planos físico y psíquico repercutirá en relaciones afectivas más plenas.

Como dice Christian Ortiz: "El tarot no te va a decir nada que ya no sepas. Lo único que hace es ordenarlo en una forma de lenguaje óptico y evocativo para que tu ordenes tu energía, la concientices y la lleves a los lugares más constructivos para tu proceso." . Se trata de una herramienta excelente -legado de antiguas civilizaciones- para lograr la realización de nuestras metas personales.





Comienzo: marzo de 2016

Frecuencia: Una vez por semana dos horas promedio cada vez.

Día y hora: Lunes de 16:30 a 18.30 hs.

Duración: Ocho meses

Zona: Parque Batlle

Modalidad: El curso es presencial y grupal

Para reservar tu vacante escribí a tallerladiosa@gmail.com con tu nombre completo más teléfono y celular para ubicarte